Anita

El alma se me partió cuando observé esa escena desgarradora. El llanto volvió a mí y rompió la poca serenidad que había conseguido con el discurso de aliento de mi papá. Me acerqué a su pecho y le dirigí unas últimas palabras tanto a ella como a su corazón apagado: “nunca te olvidaré, Anita. Siempre en mi recuerdo estarás. Te amo”.

¡Que vuelvan las bolas disco!

No es fortuito que hoy vuelvan las bases llenas de sintetizadores pesados, los ritmos industriales ordenados, las cuerdas chillantes o hasta letras que, en su mayoría, rayan en lo romántico y cursi. El apelar a esa vida de ensueño reavivó ese sentimentalismo por volver a lo que las personas eran antes.

“Di”, aún en el “pueblo”

La imagen tajante de “Di” y su significado cultural no se han ido del todo. Una nueva generación parece mostrar su comprensión ante lo que la mujer tuvo que soportar en un matrimonio lleno de mentiras, hipocresía e infidelidades.