Psicopatía infantil, el estremecedor caso de Beth Thomas

Por Tania Carapia

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Puede un niño nacer con maldad o es la educación y el ambiente quien favorece el desarrollo de conductas crueles en los niños?

Este es el caso de Beth Thomas, una niña de 1 año y 7 meses que fue adoptada junto a su hermano Jonathan de 7 meses en 1984 por Tim y Julie, una pareja de Estados Unidos. Pocos meses después de la adopción el comportamiento de los niños empezó a llamar la atención, Beth lastimaba a su hermano frecuentemente y mostraba impulsos sexuales anormales para su edad, se masturbaba varias veces al día, en lugares públicos, llegando a dañar sus genitales y contraer infecciones, incluso abusaba sexualmente de su hermano introduciendo objetos en su ano y lesionando sus genitales. Frecuentemente tenía pesadillas acerca de un hombre que le caía encima y le hacía daño.

Alarmados por estos comportamientos, sus padres decidieron investigar acerca del pasado de los niños. La madre de ellos murió cuando Jon nació, quedando a cargo de su padre biológico, los niños sufrieron infinidad de maltratos, los trabajadores sociales encontraron a los niños desnutridos y en condiciones precarias, Jon pasaba días sin cambio de pañal, y Beth era abusada constantemente por su padre, recuerdos que, a pesar de ser tan solo una niña de 1 año y pocos meses, ella tenía claros dentro de sus pesadillas, llegando a dar detalles de cómo su padre abusaba de ella.

Fotografía En Escala De Grises De Niña Sosteniendo Peluche

Mostraba crueldad abrumadora contra los animales, clavaba alfileres a sus mascotas, y disfrutaba el sufrimiento. Manifestaba explícitamente que quería matarlos, deseo que cumplió al romperle el cuello a tres crías de pájaros que tenían su nido en el jardín, aun cuando sus padres habían hablado con ella acerca de que no debía hacerles daño.

Jon, por las mañanas, se quejaba constantemente de que le dolía el estómago, sus padres pronto descubrieron que Beth ingresaba al cuarto de su hermano en la noche y le golpeaba el estómago. Como última medida Tim y Julie encerraron con llave a Beth durante las noches para proteger a Jon.  

Su violencia e ira fueron escalando a niveles extremos, Beth intento matar a su hermano en numerosas ocasiones. Sus padres encontraron a los dos niños en el sótano, Beth lo golpeaba sin compasión contra el suelo llegando a infligir daños importantes en la cabeza de Jonathan, al ver frustrado su plan, arremetió contra sus padres amenazándolos de muerte.

Cuchillo, Apuñalamiento, Puñalada, Matar, Asesinato

Beth robaba y escondía los cuchillos de la cocina, cuando su madre se dio cuenta y le preguntó la razón de hacer eso, Beth sonreía con malicia y negaba haberlos tomado. El doctor Ken Magid, quien fue el psicólogo de la familia, grabó una de sus sesiones cuando ella tenía 6 años, se muestra un fragmento a continuación:

“- Dr. Ken: ¿Las personas te temen Beth? ¿tus padres tienen miedo de ti?

– Beth: Sí.

– ¿Qué harías con ellos?

– Apuñalarlos.

– ¿Qué harías con tu hermano?

– Matarlo.

– ¿En quién te gustaría meter alfileres?

– En mamá y papá.

– ¿Qué te gustaría que sucediera con ellos?

– Que murieran.”

Tras ser diagnosticada con Trastorno Reactivo del Apego, en 1989, los padres y el doctor Ken decidieron ingresar a Beth a un centro especializado en desórdenes mentales infantiles, bajo un estricto control y actividades supervisadas, la niña comenzó a modificar su comportamiento, empezó a mostrar signos de empatía hacia los animales, acudió a una escuela pública y llegó a ser parte de un coro eclesiástico. Tan impresionante fue su avance que actualmente es una mujer “sana”, con una familia y redes sociales estrechas, que trabaja como enfermera y conferencista.  

Médico De Cultivos Con Estetoscopio Preparándose Para La Cirugía En El Hospital

El Trastorno de Apego Reactivo es caracterizado según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales en su 5ª edición (DSM V), por un patrón de conductas notablemente alterado e inadecuado para el desarrollo, en el que el niño raramente recurre a figuras de apego para su comodidad, apoyo, protección y crianza. No existe la búsqueda de consuelo y no hay respuesta. Las conductas de consuelo dadas por sus cuidadores, muestran expresión disminuida o ausente de emociones positivas ante los cuidadores y sociedad en general, tienen mala capacidad de regulación emocional, muestran emociones negativas como miedo, tristeza o irritabilidad, todo lo anterior en niños de 9 meses a 5 años y no cumpliendo con la definición operacional de autismo.

Este trastorno a menudo coexiste con retraso en el desarrollo, especialmente cognición y lenguaje, desnutrición, déficit de atención, entre otros.

Su causa, necesaria para el diagnóstico, es un patrón extremo de cuidado insuficiente manifiesto por la insatisfacción de las necesidades emocionales básicas de bienestar, estimulo y afecto por parte de los cuidadores, cambio frecuente de la figura de apego o educación en contextos no favorables para el apego como orfanatos. 

Fotos de stock gratuitas de al aire libre, amigos, animal de peluche

¿Son entonces las manifestaciones de crueldad y maldad causadas por una mala crianza? El caso de Beth, en mi opinión, muestra claramente como el medio actúa en el desarrollo psicoemocional de un niño, los bebés humanos son totalmente dependientes de la protección y cuidado de alguien más desde su etapa embrionaria, los lazos afectivos que durante su primera infancia establecen con su madre o cuidador primario determinan en gran medida su carácter y forma de afrontar las distintas etapas en su vida. 

En mayor o menor medida, los niños que han sufrido de algún tipo de abuso durante la infancia manifiestan dificultades en la interacción socioemocional. De aquí parte la importancia de un ambiente de crianza adecuado para el niño, algo difícil en la sociedad actual, con madres y padres más distantes, ocupados en sus trabajos y creyendo que la tecnología y el exceso de juguetes suplirá las necesidades de afecto y protección de sus hijos; aumentando la prevalencia de trastornos mentales y familias disfuncionales. ¿Es acaso está la razón del aumento de las cifras de violencia de cualquier índole en la actualidad? ¿Estamos entregando a la sociedad una generación de niños con mayor prevalencia de problemas mentales? El tiempo lo dirá.

Referencias

  1. Hernández Pamela. Análisis del superyó en un estudio de caso.  Psicología Iberoamericana, 26, 2, 2018.
  2. American Psichiatryc Association. Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales. 5ª Ed, 2014.
  3. Lemos Rodríguez. Beth Thomas: la niña psicópata. La mente es maravillosa, 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s