El terror de la navidad. Krampus

Por Pamela Ávila

Tiempo de lectura: 4 minutos

El 5 de diciembre, la víspera del día de San Nicolás principalmente en Austria, Hungría, Alemania, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia y algunas partes del norte de Italia, se celebra “Krampusnacht”, la noche de Krampus.

¿Quién es este «demonio navideño»?

Este personaje mitad cabra, mitad demonio, es una bestia peluda con una larga lengua roja, unos largos cuernos y carga con él un abedul. Se conocía como el acompañante de Santa Claus que según la leyenda azotaba a la gente hasta que se volviera buena y se llevaba a los niños mal portados a su guarida en el inframundo. Esta entidad solía ser escuchada principalmente por las noches y se diferenciaba de cualquier otro animal porque éste hacía mucho ruido tanto con sus pezuñas como con las fuertes cadenas que llevaba encima, ya que resultaba tan peligroso que San Nicolás las utilizaba para controlarlo.

Fotos de stock gratuitas de acero, adentro, antiguo

Su nombre deriva de la palabra alemana krampen, que significa garra, y se cree que es el hijo de Hel en la mitología nórdica, también comparte los rasgos de otras criaturas demoníacas y terroríficas de la mitología griega, como los sátiros o los faunos.

Según la leyenda pagana los niños debían dejar sus zapatos en la puerta de su habitación, ya que San Nicolás vendría a confirmar quienes por su excelente comportamiento eran merecedores de regalos y su acompañante, Krampus, era el encargado de llevarse a los niños que se habían portado mal a lo largo del año agarrándolos con sus negras y afiladas garras. Muchos aseguraban que era el propio Santa Claus quien se encargaba de comunicarle quiénes eran los niños mal portados y Krampus se ocupaba de su cometido, lo que hizo que la mala fama de este personaje se extendiese y fuese un motivo para que los niños se portasen bien para no tener que vérselas con aquel ser de aspecto demoníaco.

Dependiendo de sus faltas podrían ser castigados con su escobilla de abedul, o lo peor, a los muy traviesos los secuestraría cargándolos dentro de su costal para devorarlos en el Infierno. En realidad, la iconografía del Krampus, difundida a través de tarjetas de navidad, postales y en libros infantiles, era lo suficientemente terrorífica para mantener la disciplina de los niños, allí se mostraba a Krampus golpeando, torturando e incluso cocinando las criaturas en aceite.

Monstruo, Demonio, Diablo, De Miedo, Horror, Cara

La adoración de Krampus fue tan común que resultaba normal recibir tarjetas de navidad con el mensaje “Grus Vom Krampus” que traduce, “Saludos de Krampus.” Pero ya en el siglo XIX la iglesia paulatinamente prohibió los Krampusnacht por considerarlos una fiesta de celebración del demonio, así mismo durante la Segunda Guerra Mundial, los fascistas veían a Krampus como algo vil, porque se consideraba una creación de los socialdemócratas.

Sin embargo, Krampus parece estar reapareciendo en algunos países, en gran parte gracias a la cultura pop la gente busca celebrar estas festividades de formas poco tradicionales, sobre todo en Austria donde inclusive hay un museo, ‘Es evidente que la imagen y las fiestas de Krampus están siendo revividas en el presente, en Salzburgo, Austria, existen cerca de 180 Krampus clubs que han sido creados en la última década”, Asegura Josef Moser, Jr.Director del Museo Austriaco de Krampus” Esta perspectiva más moderna de la tradición consiste en que hombres borrachos se vistan de demonios y vaguen por las calles en un Krampuslauf, una especie de carrera de Krampus en la que persiguen a la gente.

Fotos de stock gratuitas de adentro, adulto, Arte

Pero ¿por qué asustar a los niños con un monstruo demoníaco y pagano? Quizá sea una forma de que los humanos entren en contacto con su lado animal. Estos impulsos podrían estar relacionados con asumir una «personalidad dual», según António Carneiro, que habló a la revista National Geographic sobre las tradiciones paganas rescatadas. La persona que se viste de monstruo «se vuelve misteriosa», explicó.

De igual forma si se mira la paralela dualidad que existía entre el generoso Santa Claus y el diabólico Krampus, se podría lanzar la hipótesis que Santa Claus y Krampus no pasaron a ser separadas entidades, sino que se fundieron en uno solo. Por ejemplo, así se podría justificar porque Santa heredo un atuendo de color rojo que inicialmente fue característico de Krampus.

Al parecer, San Nicolás ahora tiene competencia.

Referencias

  • nationalgeographic.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s