Invocación de los Tres Arcanos

Dos eras antes de la humana, existían tres espíritus arcanos que provenían de la voluntad del Gran Adviris; la esencia de la eternidad quien hacía todo verbo y sustancia.

Estos tres arcanos vivían en tres existencias diferentes. El arcano del poder vive en la existencia material; el arcano del amor en la existencia anímica y el arcano de la sabiduría en la existencia de la mente.

Para invocar al arcano del poder, deberás incinerar toda posesión  material y agregar a las cenizas tres estrellas pulverizadas por la garra de un Yarefi ( antiguo ser mitad ángel y mitad Kalael, un ser compuesto de roble y metal, sin ojos ni boca; sólo cuatro pies qué direccionan los cuatro vientos terrestres) para así recibir el poder de hacer todo lo intangible, tangible y lo tangible, intangible.

Para invocar al arcano del amor, deberás colgar en tu cuello tres piedras preciosas; una de cada cielo. Del primer cielo, donde habitan los Zerfeti; una piedra llamada shamé, es de color marrón y tiene propiedades curativas y regenerativas.

Del segundo cielo, donde habitan los hombres, un diamante. Que aporta autoridad y belleza. Para que de estética al arcano al momento de aparecer en el círculo de invocación; hecho de polvo de oro.

Del tercer cielo, donde habitan ángeles de quinto misterio; se les conoce como Zekviz y además querubines que están a su servicio, de ese lugar deberán tomar una piedra llamada lumeria; quien dará al portador justicia y prudencia.

Estas tres piedras deberán acomodarse en un hilo de plata y colocarse en el cuello por tres días y tres noches de vigilia, negándose a sí mismo y bebiendo agua.

Al cuarto día deberá arrojarse al mar con el collar y dejarse morir en brazos del agua.

Al séptimo día se encontrará en el Consejo de Thaudies, sirviendo al arcano del amor, procurando justicia, bien y verdad a todo hombre; porque el servir a otros es el amor mismo. Casi nadie invoca a este arcano, sólo cuando se ha sufrido en demasía.

Para invocar al arcano de la sabiduría se debe componer un poema con una perfecta rima y métrica que describa la esencia del Gran Adviris. De lo conntrario, quien escriba de manera incorrecta e imperfecta, perderá todo juicio, prudencia, lógica y razón; llevando al invocador al Astaratsa, el lugar de toda oscuridad imperfecta de la segunda existencia.

Se debe quemar dentro de una caldera de oro puro. Si se consume el pergamino y quedan cenizas, el arcano de la sabiduría habrá negado la ofrenda. Si no hay cenizas, el caldero deberá ser sembrado junto a un roble. Al quinto día, se deberá sacar la olla de la tierra y habrá un pergamino con el siguiente verso:

Samat edier dazam, kemer lode fanare; imstra porti avere tamak.

Que en lengua de hombres es algo así como:

 La muerte es la vida pura y la sabiduría es la muerte misma. 

Se deberá recitar con gratitud y humildad. Si se pronuncia correctamente, el arcano aparecerá en forma de Emetreo; una clase de flor color oro compuesta de metales preciosos de los siete cielos; los cuales recopilan todo el conocimiento y experiencia del cosmos; el arcano de la sabiduría del caos sólo puede ser invocado por los Zwajldreos, una especie de setenta y siete esencias en estado de perfección que habitan en el séptimo cielo de la tercera existencia.

Cada uno de los tres arcanos podrá ser invocado por los hombres para comenzar el camino de la autodestrucción espiritual y hallar venia ante los tres arcanos y ser llevado al Faqua, que es el jardín del perfeccionamiento.

Cada arcano podrá invocarse una vez cada siete años en la tierra de los hombres. Si no responde el arcano, perderá el humano respectivamente la vista, el alma o la razón según el arcano que halla intentado invocar.

Trátese estas palabras con prudencia, humildad y sin egoísmo para preservarse en la tierra de los hombres como un diminuto testimonio de las tres existencias y los veintiún cielos.  Estas palabras han sido halladas a faldas del Aragats, un punto de tránsito entre el primer y el tercer cielo de la segunda existencia.

Estas palabras encontradas en un pedazo de roble, fueron halladas por el investigador qashqai Fadar Al Shams en 1715. Es quizá uno de los hallazgos más importantes de la historia pero que no son difundidos, a causa de su naturaleza; se cree que la lengua en la que está escrito el verso es zekviziano.

Por ahora, es todo lo que se ha logrado interpretar de este trozo de roble…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s